lunes, 2 de diciembre de 2013

El dominó y el ajedrez no son para mí; el scrabble sí.


Por Iván Ottenwalder


En mi familia, como en casi todas las familias dominicanas, el dominó es el juego insignia de los hogares. Es una cultura muy ancestral que se ha transmitido por los siglos de los siglos dominicanos, de padres a hijos. Es raro quien no lo juegue en la acera de una avenida, en la esquina de una calle, en un barrio y colmadón. En fin, hasta en el lugar más recóndito de la República Dominicana, se escuchará el bullicio de la gente, que rabiosamente en la sangre, llevan este pasatiempo.

Pareciera que el dominó, que en este siglo XXI camina lerdo, haya resistido en este país a las inclemencias de los tiempos modernos. En otras sociedades del planeta juegos como el ajedrez, scrabble y rummikub acaparan una atención espectacular, mientras el dominó va en declive. La explicación por la que diferentes juegos educativos no proliferan satisfactoriamente en la República Dominicana debe circunscribirse, no solo a lo cultural, sino también a otros factores, entre ellos: poca promoción y estrategia de mercado, escasa integración de los padres, que son los que deben transmitirle la enseñanza de estos pasatiempos a sus hijos y, sobre todo, la pobreza cultural que arropa hoy día a este pueblo.

El ajedrez, hay que reconocerlo, es en la actualidad, el que más avance ha logrado entre los juegos educativos, y esto gracias a la buena labor difusiva y de propaganda llevada a cabo por la Federación Dominicana de Ajedrez. Hace alrededor de cinco años, no se veían tantos ajedrecistas en las calles, escuelas y centros comerciales de la República Dominicana; hoy sí.

Sobre mí, puedo afirmar lo siguiente: soy un perfecto imbécil en el dominó y un tonto sin estrategia en el ajedrez. De lo primero pueden dar testimonio cientos y miles de compatriotas a los cuales he hecho perder como frente, y de lo segundo, mi primo Luis Emilio, quien, durante un par de partidas de ajedrez que sostuvimos, se dio cuenta de lo penoso de mis movidas de fichas, al punto de hacer una pausa, mirarme fijamente a los ojos y preguntarme “Iván, ¿tú sabías que en el ajedrez hay que anticipar la jugada del contrario?” Él tuvo razón. Le contesté que en verdad el ajedrez no me gustaba tanto. “No lo vivo, no lo siento, primo”, admití.

Por las razones explicadas anteriormente, me quedo con mi juego favorito, ese que conocí por accidente en el verano del 2005, a ese que siempre le he puesto ganas: mi único e indiscutible scrabble. Gracias a este maravilloso juego gramatical, hoy día puedo decir ‘llevo una disciplina de competición en la sangre’.

Sin dudas, los comentarios que la gente tiene de mí en el scrabble no son los mismos que en el dominó y ajedrez. Mayoría absoluta reconoce mi buen nivel estratégico y entrega total por el juego de palabras cruzadas. A decir verdad, solo me importa que me recuerden como el Iván estrella del scrabble, no como el fracasado del dominó y ajedrez.

En octubre del 2014 tengo una cita con el destino. Viajaré al XVIII Mundial de Scrabble que se efectuará en La Habana, Cuba. Jugaré en el torneo Extraordinario y espero, asimismo, animarme a competir en la Copa FISE. Iré con todo lo que tengo, a dejar mi pellejo y cerebro en el tablero.

domingo, 1 de diciembre de 2013

Giraré al mundial de scrabble; es hora de actuar



Por Iván Ottenwalder


A partir del pasado verano de este 2013 me comprometí plenamente a una meta: viajar hacia La Habana, al Torneo Internacional Cuba Scrabble, para el verano del 2014.

Ahora, que finaliza noviembre, mis planes han cambiado. Ya no será para el torneo Internacional que volaré, sino para uno de más importancia y trascendencia, y que igualmente será celebrado en la capital cubana, durante el mes de octubre del 2014: el XVIII Mundial de Scrabble.

La razón de mi cambio es muy sencilla y ya está explicada en el párrafo anterior: el peso de la importancia. Mi presencia en un torneo mundial sería mucho más sonora y relevante a que si participase en un evento inferior. Esto, claro está, sin demeritar los demás torneos regionales e internacionales de scrabble que se juegan todos los años en otras naciones.

A los mundiales asisten, usualmente, los mejores representantes de cada nación, para ser más precisos, los campeones, subcampeones y demás clasificados de los torneos nacionales de cada país.

Asimismo, la cantidad de participantes que compiten en el mundial es mayor que en otros torneos. Este evento ofrece, además, la posibilidad de jugar en el torneo Extraordinario y en la Copa de Naciones. El primero es una alternativa para que, algunos jugadores que no clasificaron al torneo mayor (mundial individual), puedan conseguirlo. Dependiendo de la media de participantes en el Extraordinario se definirían los clasificados al mundial individual. Esto se hace basado en una proporción de 1 por cada 8 jugadores, es decir, si en el Extraordinario compitieron 32 personas, los mejores 4 puestos avanzarán al mundial individual; si compitieron 40, se clasificarán los mejores 5. Mientras que, la Copa de Naciones, es una disputa donde, los representantes de cada país, buscan el campeonato por equipo, por su patria. En el mundial individual, como su nombre lo indica, los jugadores batallan por el título individual.

Si alguien me pregunta en cuál de los torneos caeré, le responderé que en el Extraordinario. Esto así debido a que en la República Dominicana no existe una asociación de scrabble que me permita competir y clasificarme. Obviamente, en este torneo extra, tendría la posibilidad de lograr una proeza y avanzar al mundial individual. ¿Cuán factibles serían mis posibilidades? Es cuestión de jugar fuerte, con determinación y tendré la respuesta.

En el XVIII Mundial de Scrabble, Cuba 2014, tendré la deseada posibilidad, de conocer en la vida real, a todos mis amigos virtuales con los que suelo compartir en el Facebook y jugar en ReDeLetras. Será una maravillosa experiencia, no solo de juego, sino también de abrazos, fotos, conversaciones, alegrías y lágrimas. Una crónica para jamás olvidar.

Es hora de actuar con responsabilidad y mantener una posición firme: llevar a cabo la meta. Nunca cejar.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Daliana Medina e Iván Ottenwalder, enfrentamiento digno de ver



Nunca se han enfrentado en partidas de scrabble presencial.


Por Iván Ottenwalder
  
Antes de mudarse para Argentina, a principios de la década pasada, Daliana Medina tuvo el sueño de crear una asociación de scrabble en la República Dominicana. Aquella vez no lo consiguió y tuvo que conformarse en jugar a este pasatiempo gramatical en su lugar de trabajo, nada más y menos que con su jefa, otra apasionada del juego.

Cuenta Medina que, finalizada la hora de trabajo, ella y su superiora se quedaban en la oficina hasta casi entrada la noche, batiéndose en el scrabble.

Yo, que conocí el scrabble en condiciones accidentales durante el verano del 2005, tuve la idea, a finales del 2007, de crear un club para jugarlo. En esa ocasión encontré a unos pocos dominicanos que solían jugar scrabble online en el portal www.redeletras.com, y pudimos cohesionarnos y dar el salto al juego presencial o, mejor dicho, cara a cara.

Aunque la idea intelectual fue mía, quien la pudo llevar a la práctica fue Guillermo Bodden, pues gracias a su carisma con los demás miembros en ReDeLetras, pudo tomar el liderazgo y aglutinarnos a todos. Con un primer encuentro, una noche de invierno, en el Club Deportivo Naco, había nacido Scrabble Dominicana, nombre con el que bautizamos a la naciente asociación, con el consenso de todos.

Esta asociación, que con gran empuje había nacido y mantenido por año y medio, se desplomó en el verano del 2009. Sus miembros, nosotros, nos dispersamos y desanimamos.

Volviendo un poco más atrás, esta vez al 2006, se me ocurrió una tarde de verano navegar por la Web, con la finalizad de encontrar algún contacto dominicano vinculado al scrabble. Encontré apenas una referencia de una mujer de nombre Daliana Medina. Copié su mail y le escribí. Ella me respondió un día después, explicándome que ya no residía en la República Dominicana, sino en Buenos Aires, Argentina. Me contó también que solía jugar scrabble online en el sitio de ReDeLetras y que había visitado en par de ocasiones el club de Buenos Aires, pero que hacía poco se había retirado de las lides escrableras.

Fue a principios de otoño del 2013, mediante la red social de Facebook, que nos reencontramos …aunque apenas todavía nos conocemos como ciberamigos. Más bien fue Daliana que me buscó. Chateamos, nos dimos los números telefónicos y acordamos una fecha para un encuentro presencial.

La jornada en vivo no se ha dado aún. Lo más que hemos llegado es a jugar 11 partidas virtuales en ReDeLetras, en las que aventajo cerradamente 6 a 5. Honestamente admito que Daliana me ha ofrecido una batalla valerosa, pero para ser sincero,  no me conformo, y prefiero que el enfrentamiento sea cara a cara y voz a voz. Hago una apuesta a que ella me demostrará inteligencia y determinación en la cantidad de partidas que juguemos.

El horizonte de momento no pinta brillante para el scrabble en la República Dominicana. Guillermo Bodden reside en la comunidad de Punta Canta; Wagner Méndez, integrado a su iglesia evangélica, vive en Santiago de los Caballeros; Luchy Botello se desanimó; Roan desanimado; López desanimado; Lumis, quien llegó a darse el gusto de viajar a Buenos Aires, solamente a jugar scrabble, me comentó que su fiebre se apagó. El resto, los demás integrantes de la Web, apenas se conforman con divertirse en el formato online.

Con todo y la penosa situación, alguien tiene o tendrá en un futuro cercano, mediano o lejano que tomar las decisiones. La historia la hacen los seres humanos, hombres y mujeres decididos, no los nobles y conformistas.

Tengo un compromiso moral con La Habana, Cuba y he de cumplirlo. Por eso el deber me llama a que asista al próximo mundial de scrabble, en su versión XVIII, que se efectuará en la capital cubana, en el mes de octubre del 2014. Pero antes quiero invitar a Daliana Medina a que juguemos varias partidas de scrabble en vivo y directo, persona a persona, ya que con estos encuentros ambos saldremos ganando: ella, porque retomará nuevamente la pasión por su juego predilecto, que sé que es así y, en mi caso, porque me servirá de fogueo y duro entrenamiento antes de tomar el aeroplano hacia La Habana. Pero sobre todo, conseguiremos la mejor de todas las victorias, el fortalecimiento de nuestra amistad. Esta dejará de ser virtual para convertirse en más humana y real.

¡Anímate Daliana! Espero que con la misma valentía en que me desafiabas a jugar en ReDeLetras lo hagas en el mundo de la realidad.

Leones del Escogido, únicos en campeonar tras quedar cuarto lugar


Único equipo en la historia del béisbol dominicano con tamaña proeza.


Por Iván Ottenwalder



Con el surgimiento de la expansión en el béisbol otoño-invernal dominicano en la temporada 1983-84, se incrementó la cantidad de equipos participantes de 4 a 6 y, por consiguiente, el número de clasificados a la postemporada de 3 a 4.


Hasta el torneo de 1982-83 el conjunto que ganaba la serie regular (primer lugar) obtenía su pase directo a la serie final, mientras los que terminaban en la segunda y tercera posición se batían en una eliminatoria pactada al mejor de un 5-3. El que la ganaba conseguía el otro boleto. En aquella época el cuarto puesto en la serie regular  correspondía al último lugar, que era lo mismo decir, la descalificación.

Fue a partir de la mencionada expansión a nuestro béisbol que, el equipo de la cuarta posición, comienza a adquirir derechos de clasificación hacia la postemporada.

Para muchos fanáticos y sabedores del béisbol sería algo sorprendente imaginarse que, un conjunto clasificado en cuarto lugar, logre envalentonarse en los playoffs y, finalmente, conquistar el título de campeonato. Para los que no lo creen, esto ha sucedido en tres ocasiones. ¿Quién lo ha conseguido? Los Leones del Escogido. ¿En cuáles temporadas? En la 1987-88 con récord de 32-28; 1991-92 con 23-25 y la 2012-13 con 23-28.

Provoca más asombro saber en qué condiciones tan complejas y adversas los melenudos se clasificaron al Round Robin en esas tres campañas. El mito comenzó en la de 1987-88 cuando los Leones tuvieron que remontar, y lo hicieron de manera espectacular entrada la recta final, para arrebatarle el cuarto puesto a los Toros del Este, quienes se desmoronaron espantosamente en la última semana del calendario regular.

Una vez en las eliminatorias el equipo rojo se llenó de grandeza y clasificó a la gran final. En esta, que enfrentarían a las Estrellas Orientales, realizaron el milagro jamás visto en el historia de nuestro béisbol: estando de bajo en la serie, 1-3, ganaron sus tres últimos desafíos y se titularon campeones.

Cuatro años más tarde, el Escogido pudo resistir la embestida de las Águilas Cibaeñas, quienes amagaron con desplazarlos del cuarto puesto y dejarlos fuera de competencia al final de la regular. Los Leones no cedieron su brazo a torcer y, el último día del calendario, vencieron a las ya clasificadas Estrellas Orientales, para avanzar a los playoffs.

Los rojos jugaron un excelente Round Robin y, aprovechando unas cuantas victorias por forfeits, que les facilitaron los Tigres del Licey, llegaron a la final. En ella derrotaron a las  Estrellas Orientales, por barrida de 4-0.

El mayor de los hitos ocurriría en la pasada temporada 2012-13. Faltando menos de una semana para culminar la serie regular, los Leones consiguieron con loor lo que parecía un imposible. Si hubo algún otro hecho mágico en deporte alguno parecido a este, debió haber sido pura coincidencia.

Salvársele a la muerte y vencerla

‘Salvársele a la muerte’ es la mejor explicación que se le puede dar al regreso milagroso llevado a cabo por el Escogido …y efectivamente, fue así.

En un juego nocturno en La Romana el conjunto capitalino pasó por una terrible situación de peligro. Con el marcador empatado a 5 vueltas el equipo local, los Toros del Este, llenó las bases sin outs en el cierre de la novena entrada. En caso de anotar no solo se llevaban la victoria, sino que descalificaban a los Leones. No sucedió así. El pitcheo de relevo de los escarlatas se sobrepuso y retiró a los bateadores de los romaneases, provocando así, que el partido se extendiera a entradas extras.

En la entrada once los melenudos realizaron una anotación, la cual fue suficiente para la victoria (6-5), ya que en el cierre de ese mismo episodio, los Toros no pudieron hacer nada.

Una noche después, en San Pedro de Macorís, y jugando ante las clasificadas Estrellas Orientales, los Leones revivieron la magia. En la octava entrada el partido se hallaba igualado a cero anotaciones, pero en el cierre de esta los Orientales llenaron las bases sin outs.

Para los que creen que un rayo no puede caer dos veces en un mismo lugar, tendrán que replantearse ese creencia, pues los melenudos, nuevamente salvándose del peligro, demostraron que si es posible que el rayo cayera dos veces en el mismo lugar. Retiraron a los tres siguientes bateadores del equipo verde, evitando así que les tomaran ventaja y, posteriormente, los eliminaran.

El escenario y oponente fueron distintos, pero la situación idéntica a la noche anterior: la muerte acechándolos con bases llenas sin outs y el pitcheo de relevo reponiéndose con gallardía para evitarla.

El Escogido triunfó esa noche y venció por segunda vez a la muerte, pero aún tendría que salvarse de otra: el último día de la temporada.

Dos días después, en Santo Domingo, los Leones se enfrentarían al Licey por la sobrevivencia. El que perdiera se despediría del torneo, mientras el ganador, tendría que depender de lo que sucediera en el choque entre los Gigantes del Cibao y las clasificadas Águilas  Cibaeñas, en Santiago de los Caballeros.

Si los Gigantes derrotaban a las Águilas, se clasificaban a la postemporada y ambos conjuntos capitalinos, Licey y Escogido, quedaban eliminados. Pero el destino una vez más estuvo del lado de los Leones ya que estos, no solo vencieron al Licey, sino que contaron con el beneplácito de las Águilas, que se impusieron ante los Gigantes en el Estadio Cibao.

Lo ocurrido produjo un empate en la cuarta posición entre Leones y Gigantes y, por consiguiente, ambos equipos tendrían que batirse al día siguiente, en un decisivo encuentro, para definir quién avanzaba a los playoffs y quién se quedaba fuera.

En el Estadio Quisqueya el Escogido ganó el desafío, gracias a su ofensiva y sobresaliente pitcheo de relevo. De esta manera, derrotaron por tercera vez a la muerte y clasificaron para la postemporada.

El Todos contra Todos fue dominado por las Águilas (primero) y los Leones (segundo), adjudicándose estos colosos su pase a la serie final, pactada al mejor de 9-5.

Sin ser los favoritos, pero defendiendo su condición de campeón de la temporada anterior (2011-2012), los capitalinos se llevaron la corona, al vencer en cinco juegos (5-0) a los cibaeños.

Y así finaliza este capítulo de la historia beisbolera, mágico y único por su naturaleza, cuyo protagonista principal, hasta el momento, tiene un solo nombre.

domingo, 20 de octubre de 2013

Expectativas fallidas y proezas en el Mundial de Scrabble 2013


Por Iván Ottenwalder
 

Del 22 al 28 de septiembre de este año se disputó en Buenos Aires, Argentina, el XVII Mundial de Scrabble en Español. El evento contó con la mayoría de las figuras estelares de años anteriores y algunas caras nuevas.



Previo a este certamen de las letras hubo muchas expectativas: jugadores que tuvieron brillantísimas actuaciones en los torneos de sus respectivos países ni siquiera quedaron entre los mejores diez lugares. Carlos García por Venezuela; Horacio Moavro y Luis Picciochi por Argentina, para citar algunos casos notables.



Rocco Lagucci, campeón contundente del año 2012, quedó en el puesto número 32°; Juan Carlos Ayala, campeón nacional español 2013 y que durante los dos primeros días del mundial mantuvo una dura batalla por el primer puesto, culminó en la décima posición. La profesora Claudia Amaral, campeona del 2004 y ubicada entre las mejores cinco en el certamen mundialista del 2012, esta vez ocupó el lugar 39°.



Carlos García y Horacio Moavro llegaron con grandes credenciales al mundial de Buenos Aires. El primero, flamante campeón venezolano y el segundo, campeón argentino y del Torneo Austral, disputado en Asunción este año. Ambos se quedaron con las posiciones 22° y 15°, respectivamente.



Benjamín Olaizola, (Venezuela) y Diego González (Argentina), quienes disputaron la finalísima del mundial de 2011, en México, tuvieron una buena actuación, pero se quedaron cortos,  al obtener 14 puntos durante el torneo. Airan Pérez, a la postre campeón, logró clasificar con 15.



El francés Serge Emig, que juega mejor scrabble que muchos españoles y latinos, había quedado en 7° lugar en el 2012 (Top Ten) y ahora bajó al 13°.



Sorpresas agradables



Macarena Piccioci, hija del excampeón Luis Piccioci, en su debut en el mundial alcanzó la posición 19° con 12 puntos. Brianda Prof, española, también en su primer mundial, aunque estuvo en un distante 62°, consiguió 10 tantos y el joven paraguayo Matías González, campeón infantil en su país,  ocupó el 86° con 7 puntos de victoria.



 Cubanos Guadalupe y Morris mejoraron sus actuaciones del año anterior



Rolando Guadalupe, cuádruple campeón del Internacional Cuba Scrabble (2010, 2011, 2012 y 2013) y Enma Morris, modelo cubana-mexicana y destacada jugadora de progreso en el scrabble internacional, obtuvieron avances muy notables en el mundial de Buenos Aires, comparado con sus actuaciones en España 2012.



Guadalupe, 40° lugar con 11 puntos en el 2012 ascendió al puesto 11° con 13 puntos en la cita mundial del 2013. Morris, por su parte, subió del 15° con 13 puntos en el 2012 a la posición 12 con 13 puntos. Un detalle que hay que destacar es, que aunque Enma Morris obtuvo la misma cantidad de puntos victorias (13) con relación al año pasado, en el mundial del 2013 mejoró su BERG. Mientras en 2012 fue de 142, en 2013 lo fue de 151.



Tanto Guadalupe como Morris tendrán que sortear duras pruebas de fuego, ante adversarios muy competentes y poderosos en sus venideras participaciones, si uno de los dos aspira a titularse campeón y llevar la copa a Cuba.



Un campeón accidental



Durante las primeras tres jornadas en la modalidad clásica del mundial de scrabble de este año, tres españoles ocupaban los primeros puestos: Enric Hernández, Juan Carlos Ayala y Antonio Álvarez. En los últimos dos días del evento Ayala y Álvarez decayeron y terminaron en 10° y 6° puestos, respectivamente. Hernández ganaba cómodamente en primero, por lo que obtuvo su pase a la finalísima.



Airan Pérez, campeón de la Carrera Venezolana este mismo año, se envalentonó y se metió en la pelea, logrando clasificar en segundo lugar con 15 puntos. Una vez más se mediría ante el rival que lo derrotó en el mundial del 2008.



La suerte estaba echada. Enric, que terminó con 17 puntos de victoria, dos por encima de Pérez (15), solo necesitaba ganar un juego para coronarse campeón. En cambio, su rival tendría que hacer un milagro y ganar dos. La ventaja deportiva beneficiaba al español sobre el venezolano.



En horas de la tarde en un salón del Hotel Etoile empezaba la gran final. En una primera partida que Airan Pérez comandaba por una cómoda ventaja, Enric Hernández supo presionar en la recta final, pero se quedó corto. Cometió dos errores: No supo capitalizar la Q muerta que se le había quedado a Pérez en su atril, desaprovechando posibilidades de hacer mejores puntajes con sus letras, que eran mejores que las de su oponente y, lo peor de todo, algo con lo cual el ibérico tendrá que cargar la vida entera: un error de sumatoria en su última formación (AYO) que le daba 12 puntos, pero él lo anotó en su planilla como si fueran 10. Airan hizo lo mismo en la suya. Finalmente, el resultado quedó 547-545, a favor del venezolano.



De Enric haber calculado bien su puntaje, la partida resultaría en un empate a 547 tantos, lo que dejaría las cosas como estaban: Enric seguiría luchando por una sola victoria y Airan por dos. Pero el daño estaba hecho. El mal cálculo, avalado por la firma de planillas de ambos jugadores, consagraba al venezolano como ganador del primer choque.



En el segundo desafío la batalla fue digna de dos titanes probados en las lides escrableras. Airan estuvo arriba la mayor parte del encuentro, pero cuando la partida llegaba a su etapa de desenlace, fue como una reedición de la anterior. Enric volvió a presionar y remontó para colocarse delante en la pizarra. Para su desgracia, esta vez no lo acompañaría un mal conteo de sus últimos puntos, sino haberle salido, de entre las últimas fichas que quedaban en la bolsa, la letra Q.



Con el bolso de las letras vacío y sin opciones en el tablero, no pudo colocar la Q. Tuvo que conformarse con pasar dos veces seguidas cuando ya le quedaba esa sola. Airan, con las últimas siete fichas de su atril, remontó el escaso margen que lo separaba de español y ganó el encuentro  y, por consiguiente, el campeonato mundial, con resultado 490-452.



Sin lugar a discusión esta final será recordada para toda la vida. En la primera partida, el mal aprovechamiento de las fichas para conseguir los puntos ganadores sumado a un error de anotación final, será como un San Benito que pesará en la espalda de Enric Hernández por el resto de sus días. De ganar ESA SOLA, hubiese sido campeón del mundo.

martes, 3 de septiembre de 2013

Impartir scrabble como materia optativa



Por Iván Ottenwalder

En 1991, el scrabble, pasatiempo creado en la década del 30 del siglo XX por el estadounidense Alfred Mosher Butts y mejorada sus reglas a finales de los 40 por James Brunot, pasó de la etapa hogareña a la profesional. Inglaterra asumió la responsabilidad de llevar a cabo el primer torneo mundial en el idioma inglés de este deporte gramatical.

Mas tarde, los países de habla francesa y española harían lo mismo. El scrabble empezaba a popularizarse a niveles jamás visto.

Famosas universidades del mundo cuentan hoy día con escuelas de scrabble donde, los estudiantes amantes de esta disciplina, pueden jugar y competir en diversos torneos. Los Estados Unidos de Norteamérica, Europa, Australia y Venezuela han sido ejemplos valiosos por haber encaminado iniciativas emprendedoras para que esto haya sido posible.

Uno de los beneficios que posee este maravilloso juego de letras es que puede servir para el buen manejo de la gramática, no importa el idioma que sea.

Aunque en la mayoría de países de habla española se conoce y juega al scrabble una manera para que su población de jugadores aumente sería insertando el scrabble en las escuelas y colegios como materia optativa.

Como resultado, además de que aumentaría el número de jugadores, se crearía la base para que a mediano o largo plazo cada país pueda descollar como potencia en este pasatiempo gracias a sus minas de talentos. El escenario escrablístico en español sería más extenso y competitivo.

Asimismo, tendríamos una población mejor educada en el uso de la correcta escritura y con incrementos significativos en el conocimiento de nuevas palabras.

Talvez, no todos los gobiernos dispongan de fondo para un proyecto de esta magnitud, pero el que lo pueda implementar, que lo implemente.

¡Es hora de tomar las decisiones!

viernes, 23 de agosto de 2013

¿Quién detendrá la hegemonía de Guadalupe en Cuba?



Ha ganado los últimos cuatro torneos del Internacional Cuba Scrabble.


Por Iván Ottenwalder
Enma Morris y Rolando Guadalupe.

Una tarde de verano del 2007, mientras jugaba al scrabble en el sitio www.redeletras.com, recibí vía chateo, un mensaje de una persona, hasta el momento desconocida para mí. Se trataba de René Mesa, el introductor de este pasatiempo en La Habana, Cuba.

El contenido del mensaje era una invitación para participar en el Primer Torneo Internacional Cuba Scrabble, a efectuarse en La Habana.

Para ser honesto, me motivé. La asociación de este juego en Cuba me envió vía correo electrónico todos los detalles del evento, así como las opciones hoteleras más accesibles.

Pasado dos meses desestimé de mis planes, no por falta de dinero, sino bajo el alegato de que quería ver a mis familiares que residen en Miami. Entonces, a Florida volé.

En ese evento, al que no asistí, participaron un total de 8 jugadores y lo conquistó el  cubano Luis Chang.

Han pasado siete años y en todo ese lapso el Internacional Cuba Scrabble ha registrado una buena asistencia de participantes, la mayoría cubanos, aunque cabe destacar, durante el período comprendido del 2008 al 2011, la presencia extranjera fue notable.

En esos siete años los jugadores cubanos han sido ganadores en cinco. Solo el mexicano Carlos Espinosa se les interpuso en el camino a los anfitriones en las competiciones del 2008 y 2009. Luego, del 2010 al 2013 el cubano Rolando Guadalupe ha sido amo y señor de este certamen (cuatro títulos en forma consecutiva).

¿Qué ha pasado? ¿Es que nadie no lo puede detener?

Sin lugar a discusión, Guadalupe es el mejor jugador del scrabble cubano de los últimos años. Este, junto a su compatriota Enma Morris, representaron a su patria en el mundial del 2012 llevado a cabo en Barcelona, España.

Fue precisamente ante Enma Morris que Guadalupe obtuvo su más reciente corona, en el 2013. Pero esta no fue fácil. En la final, pactada al mejor de un 3-2, Morris obtuvo la primera victoria, 523-432. Todo parecía indicar que la bella modelo cubano-mexicana acabaría con la dinastía del campeón, pero Guadalupe despertó y, con apretados márgenes (479-437 y 461-439), ganó las dos últimas partidas, acabando así con el sueño de Enma de proclamarse campeona del preciado torneo internacional cubano.

Estos dos rivales se habían enfrentado anteriormente en el 2011. Morris había llegado a la final tras haber ganado 13 partidas en forma consecutiva, pero cayó vencida ante Guadalupe en la disputa por el título.

A los campeones como Rolando Guadalupe hay que enfrentarlos con mucha determinación, ellos nunca se rendirán, espíritu de guerra y resistencia mostrarán, hasta en los momentos más adversos.
El scrabble cubano cuenta con un frente bien sólido.

Pero el escenario de Cuba no es solo Guadalupe y Morris, es más difícil aún. Este país tiene un contingente armado duro de matar, representado por jugadores como Jamil Rivero, Reisel Murgadas, Fidel Babani, Richard Velázquez y Miguel Stevens, para citar algunos. Ellos pueden ser una verdadera pesadilla para cualquiera.

Estamos hablando de escrabbleros capaces de promediar más de 480 o sobre los 500 puntos por partida. A eso debemos sumarle los jugadores extranjeros de calidad que suelen llegar con buenas credenciales a participar en este evento. Las cosas se complican más aún.

Pese a todo eso me comprometo a volar hacia La Habana en el 2014 y participar en el Internacional Cuba Scrabble. Seré el primero de nacionalidad dominicana que lo haga y de ese modo sentaré un precedente.

Ocurra lo que ocurra daré lo mejor de mí. ¿Miedo? No lo tengo.

viernes, 9 de agosto de 2013

El día que conocí el scrabble



Por Iván Ottenwalder
 
Era el verano del año 2005 y laboraba para la revista deportiva Sólo Deportes, del periódico Listín Diario. Una tarde, luego de almorzar, y tomando en cuenta que no tenía mucha carga laboral durante el resto de la jornada, decidí dar un paseo. Fui de compras a la tienda La Sirena, ubicada en la avenida Mella, en el Distrito Nacional. Una vez allí, me decidí por adquirir un bulto de viajero y una mochila, pues como mochilero al fin…

No todo se quedó ahí. Me llegó a la memoria los recuerdos de mi niñez, los juguetes de mi infancia y, obedeciendo a mi consciencia, me dirigí al departamento de juguetería de la famosa tienda capitalina.

No bien acababa de entrar divisé en el horizonte una caja negra de un juego educativo. Mis ojos quedaron impregnados de curiosidad. Me acerqué más y más. Cuando llegué donde el objeto que me atrajo como un imán, lo palpé. Leí aquel texto inscrito en la caja negra: Cada palabra cuenta”. Se trataba de un pasatiempo educativo de la marca Mattel llamado SCRABBLE.

Permanecí inquietamente parado y observando la caja, leía y requeteleía lo que tenía escrito. Me era difícil contenerme; de manera compulsiva miraba más y más aquel juego. ¿Tenía vida aquella caja? ¿Quería decirme algo? Después de pensarlo tantas veces me marché. Me fui a pagar el bulto y la mochila. Lo que no pude negar es que, sin saber cómo, alguna fuerza poderosa externa ya me había provocado un golpe de impacto.

Luego de regresar a mi trabajo, lo más lejos que tenía, era que regresaría una semana después a la misma tienda.

 Una semana después

Efectivamente, justo en siete días y en horas de la tarde, ya estaba nuevamente en el área de juguetes de La Sirena, frente a frente a la caja de scrabble. Se repitió la misma escena de la semana pasada: miraba la caja, la tocaba, meditaba. Finalmente, si estresar más mis neuronas, tomé el juego de scrabble y fui a pagarlo. ¡Misión cumplida! Acababa de adquirir el pasatiempo que luego me enloquecería por los siglos de los siglos.

En Listín Diario

Al llegar esa tarde al periódico le mostré a mis compañeros de trabajo Frank Manzueta, Daniel Santana, Wi Hen Fung, Mayobanex, Mylen Ng y Seily Ruiz, el producto recién comprado.

Todos quisieron verlo y, obvio, algunos emitieron sus opiniones. “Ese juego es para gente elitista”, dijo Wi Hen; “eso se juega tomando té, ja ja, ja”, bromeó Frank Manzueta; “¡ay que chulo se ve! …Iván enséñanos a jugar eso cuando tú aprendas”, me expresó Mylen.

La ansiedad por llegar a casa se apoderaba de mí. Tenía ganas de destapar la caja y leer el instructivo de aprendizaje del scrabble.

En casa

Al primero que le mostré el juego fue a mi padre. “Yo orita voy a leer las instrucciones”, me dijo. En efecto, la leyó, pero cinco días más tarde. Estudió el instructivo dos veces para luego comentarme “Hum, eso es muy complicado para mí”.

Yo también lo estudié dos veces, y aprendí.

Recuerdo mis primeras dos partidas de scrabble, aunque no el resultado. Ocurrió en aquel verano y fue contra mi primo Óliver Núñez, quien había ido a dormir a casa esa noche.

Entre dos principiantes con escaso repertorio de vocabulario y sin muchos niveles estratégicos, triunfó el que jugó menos mal: Óliver.

Otoño del 2006, ReDeLetras

Como siempre llegaba del trabajo a casa a las seis de la tarde, usualmente me conectaba en la computadora de mi padre.

Una de aquellas tardes se me prendió el foco y se me ocurrió indagar en la Web acerca de alguna página donde pudiese jugar scrabble de forma online. Entonces encontré el sitio www.redeletras.com.

Recuerdo mis primeras 15 partidas gratuitas en que las perdí casi todas. Esa fue mi primera experiencia escrablera virtual.

Debo reconocer que ReDeLetras ha sido desde aquel año una escuela donde aprendí a jugar el verdadero scrabble, con sus reglas correctas.

sábado, 20 de julio de 2013

Escogido campeón 1988-89

Barrió al Licey en cuatro partidos.

Imágenes de aquella serie final, la cual se esperaba fuese más interesante, pero que resultó en un fiasco, ya que los Tigres no pudieron ganar un juego.

Por Iván Ottenwalder














 
El júbilo se apoderó de los campeones quienes se bañaron en cerveza.















Todas las cámaras se concentraron en el camerino de los ganadores.

















Los Leones del Escogido eran una gran familia como conjunto.


























Los fanáticos rojos se lanzaron al terreno. Era todo alegría.

























Un merecido baño en cerveza luego de la victoria.

































José De León, pitcher, responde a la prensa.























Un equipo hermano puede hacer milagros, como el de ese año.
















Gerónimo Berroa produjo el jonrón ganador en el 8vo inning.























FUENTE: Periódicos El Nacional y Última Hora, 30 de enero de 1989.

lunes, 8 de julio de 2013

Candy Cabrera: única y última dominicana en un mundial de scrabble



Participó en Costa Rica y quedó en última posición.


Por: Iván Ottenwalder


La República Dominicana podrá ser unos de los países que menos conoce y juega al pasatiempo del scrabble en el mundo.



Podrá ser una nación indiferente a las competiciones de este juego que ocurren en los países de habla española.



Sin  embargo, una dominicana, de nombre Candy Cabrera, llegó a participar en un mundial de este deporte gramatical.



Así como lo lee. Candy Cabrera jugó en el mundial de scrabble del año 2001, efectuado en San José, Costa Rica.



La quisqueyana terminó en el lugar 36, último, con cero victorias, en nueve partidas jugadas, en las cuales totalizó 1,842 puntos.



Después de aquella decepcionante participación, aunque Cabrera posiblemente quiso realizar un mejor papel en aquella justa, ningún dominicano o dominicana ha vuelto a representar al país en un mundial escrablero.



Ludimila Alba, una vez la mejor jugadora de scrabble de este territorio, apenas viajó a Argentina en la década pasada, a competir en un torneo mensual. No obtuvo muy buenos resultados.



Guillermo Bodden, según me confesó él mismo, le pidió patrocinio a los dueños de la juguetería La Novia de Villa, representantes de la marca Mattel en la República Dominicana, para que le costearan un viaje al mundial de scrabble en el año 2008. Antes les había llevado una propuesta para promocionar este pasatiempo en el país. Como respuesta no consiguió lo que buscaba.



¿Quién tendrá el valioso honor de ser el próximo dominicano o dominicana en representarnos en un mundial de scrabble?



Dejémoselo al tiempo.

sábado, 6 de julio de 2013

Los Astroboys de Montecarlo, fotos históricas

De la temporada 1983

Por: Iván Ottenwalder


Los Astros siempre fueron un conjunto batallador del baloncesto distrital.




















Los Astroboys, en un partido ante Naco.



































FUENTE: Periódico EL NACIONAL, junio de 1983.